jueves, 22 de septiembre de 2016

Resumen de Julio y Septiembre antes de empezar el nuevo curso

Hoy que empieza el otoño me parece un buen momento para volver a escribir. El verano se ha esfumado, y no he escrito ni un solo post desde hace demasiado tiempo. Y no porque no hayan pasado cosas interesantes, desde luego. En todo este tiempo, aparte de mis vacaciones, hay cuatro acontecimientos o actividades que me gustaría compartir por aquí. Como les explicaba a mis alumnos de este curso, en Psicología del Desarrollo, cuando no escribes sobre algo, pierdes la oportunidad de reflexionar más sistemáticamente sobre ti mismo. A veces, y más últimamente, tengo la sensación de vivir muchas experiencias, pero sin procesarlas del todo. El problema de esto es que tampoco termino de sacarle partido a estas experiencias. Así que, como una manera de iniciar este curso, voy a resumir un poco lo que ha pasado desde la publicación del último post, allá por Junio.

Para empezar debería decir que el curso de verano no salió. Una pena, porque creo que el tema valía mucho la pena. En el último post, del 31 de Mayo y en éste del 13 de mayo, trataba de anticipar algunos de los temas que íbamos a trabajar. Sobre todo íbamos a aprovechar la investigación que está llevando a cabo Pilar Mamolar, sobre factores que influyen en los procesos de desarrollo de la carrera profesional. En parte me voy a desquitar porque parte de lo que íbamos a trabajar lo voy a incluir en la asignatura Orientación Académica y Profesional, de la especialidad de Orientación del Master de Profesorado de Secundaria. Probablemente es una asignatura que sólo dé este curso, aprovechando la experiencia de Esther Rivas, con quien la voy a compartir. Me parece que va a ser un proyecto de lo más estimulante y fructífero, o eso espero.

Julio fue un curso de lo más interesante. Más allá de finalizar trámites relacionados con la actividad del departamento, estuve muy ocupado con dos proyectos diferentes pero en cierta manera bastante conectados. El primero consistió en dar un curso en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) en el contexto del Master Internacional de Gestión Universitaria de la UAH (MIGU). El curso, consistía en compartir mi experiencia como Director del Departamento de Ciencias de la Educación, tomándolo como un ejemplo de gestión. La verdad es que fue una oportunidad excelente de trabajar cuestiones relacionadas con liderazgo sistémico y gestión de tipos de cambio presentes en toda organización.





Además también trabajamos la influencia de los principios colaborativos a la hora de dirigir una organización, concretando por ejemplo los procesos de comunicación que se pueden establecer, no sólo usando las nuevas tecnologías, sino también analizando los mensajes implícitos en gran parte del material audiovisual de los equipos de las instituciones. La verdad es que fue una oportunidad excelente para intercambiar ideas con gente muy preparada y experimentada.

La siguiente actividad en Julio, consistió en preparar un Vídeo en el que tenía que desarrollar durante veinte minutos una clase sobre enseñanza y gestión de competencias complejas. El curso era en inglés, formando parte del Master de Desarrollo Profesional (Programa GAIA) perteneciente a la Escuela de Negocios de la UAH, en el Centro Internacional de Formación Financiera. La formación en competencias es uno de los temas que más he estado trabajando en los últimos años, orientar mi comprensión del trabajo de competencias a un contexto profesional, fue de lo más estimulante.



Primero porque era la primera vez que grababa un vídeo que transcurría en paralelo a una presentación. Una clase magistral de toda la vida, adaptada a un entorno virtual, y además en inglés. Segundo porque además el curso incluía la posibilidad de supervisar el trabajo de los alumnos (más 200) que tenían que dar sentido al vídeo y demás material del Programa, donde pudieron analizar cuáles eran las tres principales competencias que estaban desarrollando como parte de su experiencia laboral. Los alumnos de este curso estaban trabajando en sectores muy diferentes, pero me llamó la atención que tenían dificultades similares a la hora de analizar experiencialmente sus propias competencias. No a identificarlas, que es algo relativamente sencillo. Sino a ser capaces de analizarlas a partir de ejemplos concretos que pudieran comparar a lo largo del  tiempo, teniendo en cuenta, además, el grado de complejidad de dicha competencia. La verdad es que es un curso en el que pude avanzar en mi propia manera de entender este tema. Algo que espero poder aplicar en mis asignaturas de este curso que comienza.

Por último quiero mencionar que acabo de llegar del XV Biennial Conference de la European Association for Research on Adolescence, celebrado este año en España, en la Barrosa (Cádiz). Es la cuarta vez que asisto a este congreso internacional, y me parece que se va a convertir oficialmente en mi congreso favorito.



En poco tiempo tienes ocasión de ponerte al día acerca de qué y cómo se está investigando en Europa la adolescencia, desde un enfoque de Psicología del Desarrollo. Y hay dos cuestiones que me llamaron la atención en esta edición, comparándola con la anteriores. Una es que cada vez es más frecuente encontrar investigaciones cualitativas, no sólo diseños mixtos, sino investigaciones que se centran en el análisis de datos cualitativos, o incluso centrándose en datos narrativos directamente (aunque aún haya algo de confusión entre cualitativo y narrativo, me temo, esto da para otro post). La segunda es que me parece que hay un creciente interés por los Sistemas Dinámicos, como una manera no sólo de estudiar el desarrollo, sino de entender en qué consiste el desarrollo. Al menos dos de las principales conferencias plantearon la necesidad de llevar a cabo investigaciones que tengan en cuenta la variabilidad y la complejidad de casos particulares, atendiendo a los patrones y regularidades que van surgiendo a lo largo del tiempo. La conferencia de Saskia Kunnen, a quien tuve el privilegio de presentar, fue genial en este sentido. Conceptos tales como procesos iterativos, no lineales, autoorganizados, fractales (o estructuras recurrentes) las diferencias entre white, pink and brown noise, la importancia de los marcos temporales a la hora de estudiar el desarrollo, etc etc... empiezan a ser mejor entendidos, y más utilizados. Esto me gusta especialmente, porque ya llevamos trabajando en esta perspectiva bastantes años y la tesis doctoral de Gloria Nogueiras va a ser especialmente relevante por ello. Probablemente sea la primera tesis que ha usado esta aproximación al desarrollo, integrada además con una perspectiva cualitativa. Nuevamente el trabajo de Saskia Kunnen está siendo cada vez más reconocido, algo que me gusta especialmente. Escribir sobre ella, sería de nuevo, material para un post completo. Además de esto, quiero aprovechar para mencionar la comunicación que presentamos Gloria Nogueiras, David Herrero y yo, como parte de un proyecto más amplio, estudiando cómo alumnos de Primaria son capaces de desarrollar la competencia de dar una charla sobre un tema relevante para ellos. El título de la comunicación era "El desarrollo cognitivo realmente importa en los programas fomentan presentaciones orales". Si estáis interesados, aquí tenéis la presentación.  Espero que este curso podamos escribir un artículo más amplio sobre este tema, integrando además lo que también publicamos ya en esta otra comunicación de noviembre del año pasado.

El EARA dio mucho más de sí, aparte de esto que acabo de contar, pero estoy aún rastreando referencias y pensando acerca de ideas que fui obteniendo a lo largo de los simposiums y conferencias a los que asistí, sumando también conversaciones informales con los conferenciantes. Especialmente interesante fue la mesa redonda sobre temas fundamentales en el estudio de la identidad, organizado por Mandy van der Gaag, también de la universidad de Groningen. Por cierto, el próximo mayo tendrá lugar una conferencia que pinta muy bien, aquí dejo el call for papers.

Como veis han sido uno meses intensos, en los que lo fundamental, por supuesto, ha sido descansar. Aunque no lo parezca, ja... agosto fue genial, para desconectar. Ahora es un buen momento para estar de nuevo muy centrados en este curso, que ha empezado muy bien, pero sobre esto escribiré en mi próximo post.

Un saludo

Alejandro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada